BOTOX

BOTOX

Hoy en día es uno de los tratamientos mas utilizados a nivel mundial para conseguir la mejoría temporal de las arrugas cutáneas moderadas y graves, de forma fácil y sin complicaciones, además se puede decir que es uno de los mejores tratamientos estéticos para prevenir la formación de futuras arrugas. Este procedimiento siempre debe ser administrado por médicos con la cualificación adecuada, con experiencia en el tratamiento y con el equipo apropiado.

BOTOX
CORRECCIÓN DE LAS ARRUGAS FACIALES

El tratamiento con toxina botulínica tipo A es muy eficaz, seguro y cómodo para los pacientes que desean eliminar los surcos y arrugas que han aparecido en determinadas zonas de su rostro debido a gestos habituales como fruncir el entrecejo o entrecerrar los ojos. Este tratamiento tiene una utilidad demostrada como técnica no invasiva de rejuvenecimiento facial, ya que es capaz de eliminar parte de las arrugas producidas por la contracción de los músculos faciales, principalmente en la zona de la frente, el entrecejo, el contorno ocular, el perímetro de la boca y el cuello.

La seguridad de los tratamientos estéticos realizados con esta sustancia ha sido probada en estudios médicos a lo largo de más de 20 años, lo que certifica que se trata de una terapia segura, eficaz y bien tolerada. Sus efectos no son a nivel sistémico siempre que se respeten las dosis y zonas adecuadas de inyección.

De ahí la importancia de que el tratamiento sea realizado por médicos especialistas, que conozcan la estructura muscular y nerviosa de las zonas donde ha de aplicarse y las dosis adecuadas para cada tipo de arruga.

El tratamiento se lleva a cabo a través de la inyección en el músculo. Estas filtraciones se realizan mediante un pequeño pinchazo, prácticamente imperceptible, con una aguja muy fina. Además, antes de inyectar la toxina, el profesional aplica una crema anestésica en la zona de trabajo (no se utiliza una inyección de anestesia local porque ésta impediría una adecuada administración de la toxina).

La aplicación del tratamiento difiere en función de la zona. En la frente se actúa sobre el músculo frontal y se inyecta la toxina en pequeñas dosis a cada lado de la arruga, separadas cada inyección un centímetro aproximadamente.

Para difuminar las arrugas que envejecen la mirada se actúa sobre tres puntos: el entrecejo, las “patas de gallo” . En el entrecejo se aplican dos inyecciones en cada músculo corrugador y una en el músculo procerus, responsables de fruncir esta zona.

Pide tu cita ahora

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer a nuestros visitantes una forma más cómoda y eficiente a la hora de navegar por nuestro sitio web.
Al utilizar nuestro sitio web acepta el uso de cookies. Entendido Más información